“Perseo padre contra los miedos”

En vísperas del día de “ellos” (los padres), acá les comparto una fusión de arte que realizamos junto a Margarita Cova, ella realizó la pintura, y yo el humor gráfico.
La interpretación de la obra corre por cuenta de ustedes.
Saludos!!!
Pipi 🙂

dibujo perseo padre terminado.jpg

Acrílico. Recreación de “Perseo” en la escultura de Benvenuto Cellini (Florencia- S XVI) por Margarita Cova.
Ideas Margarita Cova y Pipi Alsina.
Humor gráfico Pipi Alsina.

Me sobra un ojal y me falta un botón

la-sombra-70cm-x1m

Creí que sólo era

 en la inseguridad

de la juventud,

creí que crecer era

consolidar y no sufrir;

pero otra vez hoy

me falta un ojal

y me sobra un botón.

Me sobra el ojal…

de los ojos que recorren

los lugares que

preparé para encontrarlo

y los colores que elegí

para cuando viera

mis espacios y contornos.

Me sobra el ojal

de mi boca sonriendo

ante su llegada imprudente

que de tan candente

fuerza los cerrojos

de  mis labios rojos.

Me sobra el ojal

del primer botón de mi blusa

que se desencadena como medusa

para recorrer sus hombros

y oprimirlo desde la nuca

y cerrando los ojos

 y suspirarle en la boca

para que nunca se aleje.

Me sobra el botón

que no nos cegó

juntos frente al sol,

me sobra el botón que concretó

el encuentro de nuestros cuerpos…

en fin…me sobra todo botón

con que me desnudaría él

y lo desnudaría yo.

Me sobra un botón

que me convenza

de que terminó…

que no profundice

la enfermedad del apego

que deje…..

morir la muerte

y vivir la vida.

Aunque ¿cómo se hace…?

cuando la muerte reclama más vida

y la vida no soporta esa muerte.

5

Agradezco a Claudia Vazquez por permitirme publicar su óleo “La sombra”. Gentileza CV. art. Estudio de arte. Agradezco también a José Larralde por prestar el ojal y el botón. Margarita Cova.

Rompa el cristal

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Era común mientras

me transportaba leer distraídamente

la frase: “en caso de emergencia rompa el cristal”.

Detrás vislumbraba palancas,  hachas, extinguidores

o frenos, pero todos ellos me era inconscientemente ajenos.

¡Rompa el crista!…¡rompa el cristal! retumbaba,

 no había ningún cristal,

era sólo un vidrio que se veía

menos grueso en cada año que  yo crecía.

La primera duda sobre el sistema

fue ¿cómo…?

En  pocos caso aparecía

un pequeño martillo

 como de orfebre,

otras pensé que sería

a las patadas.

Sólo me atrapaba el cristal

y la emergencia.

Cuando las palabras

se vuelven conceptos

y los conceptos se vuelven preceptos

y los preceptos se vuelven vivencias…

aparece la magia de la vida.

En estos años

en que me haz convidado transportaciones

y creo que alguna vez

te he transportado;

nos vimos tras el cristal.

Sigo sin soportar las armas de tu lado,

pero si me necesitas

y es “sinceramente”

una emergencia;

llámame…y romperé el cristal.

5

Agradecimiento a Claudia Vazquez por su oleo “PORTAL”. CV. art. Estudio de Arte.

Ella y yo

Ella se enfría cuando

llega la noche

y mientras transcurre,

ajena y dormida,

su sentir encantado

la perturba de luz y calor

y se desnuda con la claridad.

Ella no entiende lo que pasa

pero, casi siempre,

sonríe y goza;

presiente que originariamente

en vidas pasadas

adoraría al sol y al agua;

renace en cada mañana

pero muere un poco en cada noche.

Ella se va secando florecida,

la habita un ánima

que no se resignó

y vive de resiliencia en resiliencia

como si nada.

Ella teme y florece,

envejece y crece,

tal vez una flecha

o misión equivocada

desde el Olimpo

surcando el cosmos

la ha tocado.

Ella ama y sufre permanentemente,

suenan sus cuerdas sonoras incansables,

teje guirnaldas de palabras

y rellena almohadones

con copos  mullidos quién sabe

de qué árbol…

para suavizar el golpe

cuando te lances.

Ella disfruta de los colores

como niña con crayones ,

acaricia plantas y cruza la calle

envuelta en nubes

sin importar a dónde vaya.

Todo lo que está aquí y allí

danza cuando pasa,

aunque ella no pasa, repasa,

ante tanta maravilla

se siente diosa.

Y hubo una vez…una sola vez

en que ella se miró al espejo

y se pareció…tanto a mí.

5

Dedicada a la caricatura hecha por Pipi Alsina. ¿Cuál seré yo…?

Defender

100_1136

 

Defender es asumir un compromiso,

reconocer el mérito de la entrega

y aun sin  encontrarlo

no poder evitarlo.

Es rescatar como si se salvara

parte de uno mismo,

es asumir un deber

sin otra opción,

como si fuera el designio

de nuestra preparación.

Defender es darse

para conservarse

¡ante una pérdida

que nos perdería!

Es sentir y accionar

con pasión y sin dudas.

Defender es declarar

que soy, que estoy

y que estás en mí.

Es más que un encuentro

es un vínculo de pertenencia.

¡Nunca voy a comprender cómo

no me defendiste!

o tal vez sí

y no entendí…

¡¡que todo se trato

de defenderme… de ti!!

                                                                   5

Xilografía. “Guerrera lunar”. Margarita

Caricia

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Me llegó la lluvia

sobre el techo de chapa

y he cerrado el ordenador

y he apagado la música.

Por un momento

se han ido las contracturas

y las… dudas.

Te has derramado

como siempre en mí

total y seguro,

hoy como agua de lluvia.

Aunque igual te reconozco

te siento en la piel,

te huelo y tiemblo.

Tu caída es sonido

que arrastra nubes

y me calma y me eleva

y te abrazo en el vuelo.

Aunque  mañana despierte aquí

embarrada y confusa…

sabré que me has acariciado

entre la tierra y el cielo.

5

Pintura al oleo “Abrazo” de Claudia Vazquez. Gentileza CV.art (estudio de arte).

“Cuatro días sin sol”

100_1058

La noche es húmeda y gris

como los cuatro días que pasaron,

el silencio espeso sobrepasa

la música que a todo volumen

escucho en cada mañana

¡cómo hay grises y silencios

 que petrifican el alma!.

Creyendo cambiar en otro

ambiente querido

camino hacia mi jornada,

cuando los árboles

me acompañan

me armonizo

con la intemperie

y el silencio calla

y el cielo se aclara.

Pero los hombres

están llenos de techos

y los hombros están tan

llenos de sombreros y paraguas

que no puedo leer sus miradas

y yo me muero encerrada,

aunque me acerco a ellos

esperando una esperanza.

Pero me contaminan

y me escupen las alas

con sus palabras vacías

cuando al final me hablan.

Y  llega de nuevo la noche

y sueño la nueva mañana,

es que sigo intentando

escuchar que si

de alguna forma

que me es negada…

la soledad canta.

5

Xilopintura. Adaptación, obra de Magritte, por Margarita.
Poema “Cuatro días sin sol” de su libro “Custodios”.