Un presente

1-copia-5caja-navidad

Se suele llamar así

a un regalo,

pero no es lo mismo.

Posiblemente regalo

provenga de regalía,

algo espero o conlleva

una retribución posterior,

una contraprestación.

Un presente

es decir…”estoy”

y deseo que mi presencia

 te acompañe.

Hay regalos empresariales,

otros de precios con cifras

que descolocan.

Existen competencias de marcas

que sirven para marcar rangos

y jerarquías de status

y el regalo se vuelve

manifestación de poder.

Pero en cambio hay presentes2-copia-1-navidad

que son trocitos de caricias,

de ternuras delicadas,

son signos de

secretos y complicidades

que demuestran que entre

 el ser que dio y el que recibió…

hay un lazo de alguna forma…

encantado.

5

Ilustración Pipi Alsina.

Anuncios

No pude

100_1362

¿Qué me duele

cuando te duele?

me duele la diferencia atrayente

la comprensión no lograda

y la perpetua  unión desengañada,

volcán y espada abrazadas.

¿Qué me duele

cuando te duele?

la última pasión

la inocente intención

y el inesperado amor.

¿Qué me duele

cuando te duele?

la imposibilidad

del perdón,

la ilusión del malvón

y el viento huracanado

en el balcón.

¿Qué me duele

cuando te duelo?

la soberbia que es insegura,

la distancia que es egoísta,

la ternura que avergüenza

y la desconfianza  que castra.

5

                “Silvia”. Oleo de Enrique Crivellari.

                 Poema del libro “Custodios”. Margarita.

Soledad

100_1019

Se derrama continua

sobre cada momento:

el trabajo, los compromisos,

el ruido y en general la rutina,

cómplice odiosa y cancerosa.

La ducha, la noche, el silencio

y el supuesto descanso

te encuentran desnudo

y descalzo, servido

para que ella refriegue

tus  viejas heridas sin cicatrizar,

no permitiendo olvidar.

Entonces clava pequeñas

 astillas de hielo

en tu cerebro que se irradian

a todo tu cuerpo

y te sientes… un punto

aislado, remoto, minúsculo,

en una total  de oscuridad,

tan oscura como inmensa

que no sabes…qué es recto o  curvo,

qué es arriba o abajo,

qué es derecha o izquierda.

Parálisis, secreto, vergüenza

¿por qué nos avergüenza

sentirnos solos?

¿es fracaso…culpa…incapacidad

o destino…?

¿dónde…dónde…está mi norte?

¡Yo aún puedo amarte!

5

Pintura al acrílico, recreando a Van Gogh. Margarita.

Aún

100_3918

Cómo quisiera…

descargar mis brazos vencidos

al costado de mi cuerpo

reclinado en la vieja silla.

No sentir el alerta

para atajar cuchillos o balas.

Cómo quisiera

que en esa pose

mis ojos se entrecerraran,

mi cabeza reposara

y mi cuello estirado prolongara

hasta mis pechos el beso

y cómplice girara

para repetirlo,

 también del otro lado.

Cómo quisiera

que esta vez no fuera…

recibir la cachetada

y poner la otra mejilla,

para seguir creyendo

en ese tipo de amor.

5

Moro mío

la-danza-60cm-x80cm

 

Morena quisiera ser para

que mis soles no te den desilusiones.

Que me arde tu fulgor

sobre el blanco de mi piel

y me deslumbra al danzar

ese querer y no querer

ese aflojar y retener

ese avanzar y retroceder,

que tu corazón ole ciñe mi padecer

y no sé si resistiré el calor de pertenecer,

pero… por favor… inténtale.

Abrázame fuertemente

báñame con lo oscuro de tu pelo y tu piel,

llámame con el repiqueteo vibrante

de tus pies sobre el tablado,

que he ensayado seguirte desde que te he mirado

y aunque rubia yo he nacido siento la sangre calé.

5

Agradezco a la artista plástica Claudia Vazquez por permitirme ilustrar el poema con su oleo “DANZA”. CV. art. Estudio de arte.

“Moro mío”, del libro “Custodios”.

El beso del lobo

lobo

Un lobo

disfrazado de querubín,

hablando con su violín,

ha mordido mi corazón.

Titánica es la lucha,

a veces no sé si es mía

o es suya;

siento ríos de deseos,

siento sangres que se mezclan,

mi piel se eriza y suspiro,

me confundo y me trabo.

Pero no logra

el total,

la diana de cada rezo

fortalece los bastiones

de mi mañana y mi noche.

Rocío con agua bendita,

y por las dudas con vinagre,

a espejos y todo reflejo.

Últimamente me somete

con interferencias sonoras

de las que desconozco

su fuentes;

aunque no sé…

¿por qué razón…?

está muriendo su voz.

Me hiere que sea lobo

me perturba que me aseche

pero mucho más

que  muera

sin consagrarse;

pues ese mordisco  infecto

cual beso gangrenado,

tiene la tristeza toda

del mundo  acumulada

cuyo socorro me pide

y me impide.

5

Pintura “LOBO” (acrílico)  dedicada a Angélica. Margarita.