Revelación

100_1655

Certero y orientado entraste

tras la pedrada

del niño en la ventana.

Iglesia silenciosa

inmutable ante el estruendo

casi solitaria,

de rodillas yo rogaba.

Me pegaste en el pecho

y lo marcaste,

broche humeante dejaste

en la gruesa solapa del tapado

¡hacía tanto frío!

Nunca más pude sacarte

desde entonces

soy nido de un rayo.

5

Foto. Hnas. Trapenses. Hinojosa B.A.)

Anuncios