“La verdad”

la verdad

“La verdad puede enfermar, pero no morir del todo.” Cervantes

2

Anuncios

Mi par

100_1789

MI PAR

Cuando escribo no estoy sola

con distintos personajes se presenta,

a veces es un señor mayor y circunspecto

otras un niño morochón y regordete

y hasta un ángel delgado,  alto y medio transparente.

Sé  que es él, mi compañero de poesías,

¡es tan lindo que aparezca!

Cuando el tiempo es solitario, aburrido o sin sentido

al tomar papel y lápiz ya se sienta a mi lado tan dispuesto,

 cualquiera sea el lugar, en casa, en la hora libre de la escuela

en el colectivo y hasta…en  la fiesta obligada.

No sé nada de él, si me inspira o me dicta telepáticamente,

sólo sé que es un incondicional… “te espero y te acompaño”.

A veces pienso que sólo escribo para verlo.

5

Poema del libro “Custodios”.

Obra del artista plástico Gerardo Feldstein (Museo Casa Carnacini).

 

Hombre gris con flor celeste

100_1763

 

HOMBRE GRIS CON FLOR CELESTE

A ese hombre que sólo ven en grises

lo soñaron en colores.

Imaginaron sus márgenes y sus espacios,

sus temperaturas y texturas,

sus olores y sus ritmos,

sus entornos y sabores.

Como en una acuarela

subastada a la muerte del pintor,

lastima la descripción.

Autores… autores…titulen sus obras

para no confundir amores.

Ese hombre… era tan hombre

que sacrificó sus colores

por el calor de una flor.

5

Poema del libro “Custodios”.

El Ramo (hierro y flores de tela pintadas) Gerardo Feldstein. Muestra “Nos Otros ” Museo Casa Carnacini  año 2016.

No es imposible

100_1581

NO ES IMPOSIBLE

No es fácil renunciar

a la música y a la fantasía

que es esperanza.

No es fácil ahogarse en rutinas

de novedades vencidas.

No es fácil resignar el sueño

y asumir el duelo como final del vuelo.

No es fácil desconfiar del abrigo

de quien se  creyó bueno sin conocerlo.

No es fácil cerrar el llanto en la garganta

escuchando las burlas antes que tus olas me arrecien.

No es fácil interrumpir definitivamente el flujo

por temor a que te duela.

No es fácil quedar en la oscuridad del pantano

imaginando las luces lejanas de las velas.

Si me ayudas, siendo por una vez mi compañero,

no me será imposible.

Poema del libro “Custodios”                5

Romance del nacimiento

100_1733

Miraba sólo el futuro,

de madrugada a la tarde

se consumía llorando,

sabiendo que iba a ser madre

a escondidas de la gente.

Casa no podría darle,

más que brazos de coraje

pero creciendo sin padre.

Pasaron las nueve lunas,

nadie se atrevía a hablarle,

de compañía su vientre

de sueño solo esperarles.

Tal vez el viaje fue largo,

ancho mundo pa encontrarle.

Llegó el día amanecido,

junto a la vida que nace

regresaron dos brazos hombros

atentos para tomarle.

Dos hombres en los extremos

que la vida supo darle.

5