Ciudad cama

ciudad cama

Para cuando cruce la entrada

encárgate de que las plantas

 estén florecidas y regadas.

Seguro será de mañana…

o tal vez la siesta.

Cuando baje la barrera

y me duerma en mi mitad…

¡no pases!

Pues las cruces del calvario

están en duelo y debo procesar

el regreso resucitada.

Si derribo vallas

y es todo un lugar común

y te invado y te invito

y te bailo y te arrincono

y te acaricio y me río…

¡ríe conmigo!

porque la vida invita y estalla,

aunque… no te canses,

porque mi mecha es corta.

Si  extendido tu brazo me descubre

ovillo fetal en el borde de mi lado…

¡Asústate…!

porque nuevamente

he partido.

5

Derechoas reservados

Anuncios

Estrella de paz

100_1781

 

                                No quiero velar

al Cristo velato

que veo en Nápoles,

ni hablarle a ese

Jesús que al bajarlo

del madero

aún no ha resucitado.

Quiero al Cristo

del tercer día,

quiero la túnica

para siempre vacía

y sin sepulcro.

Ayúdenme a correr

el velo que a Dios padre

ha desvelado.

Tanto egoísmo y mercado,

tanta vanidad y abandono,

tanto calor vacío de ternura

y tanta brasa falsa

de demonios congelados.

Te invito a que nos unamos

si no crees en él,

cree en ti y en mí,

ecuménica es la razón

que separa a lo bestial

de lo humano,

y como tal te pregunto

¿a dónde vamos…?

Toma lo mejor de tus creencias,

abre tu corazón

y acércate, comparte,

invita, perdona y no juzgues

100_1780

Cada niño que nace

no cuenta los picos centellantes

pero tiene una estrella

de esperanza, allá en lo alto

para las oscuridades nocturnas

y hasta diurnas.

Baja una estrella

esta  noche y pásala

de mano en mano,

que recorra todas las geografías,

 que la acaricien pieles de todos

los colore y edades,

que le canten en todos los idiomas

y tonadas y cuando se encuentre

tan cargada que queme…

que el último la arroje con fuerza

al infinito y comience con otra.

Así…muy pronto sucederá

el milagro…de la luz nueva

para todos.

5

Ilustración: recreación al acrílico de tablillas de arcilla de Verrocchio. Margarita.

Derechos reservados.

 

Cobarde

100_1931

Me llamarás por mi nombre,

reconocerás mis atributos y méritos.

Te acercarás de igual a igual

aunque en distintos ámbitos.

Apostarás a mi aceptación,

mi bondad y mi cortesía,

dejando…una posibilidad

al merecido rechazo.

Te arrojarás desnudo

de tu mundo de

créditos y réditos,

de fama y trampa,

de vanidades y poderío.

En fin…

después de todo…

analizaré si mereces…

¡el perdón de mi juicio

en tu caso!

5

Derechos reservados de poema y foto.

CONSUELO

remolacha 155

Hoy nos encontramos,

en un instante

en el que te vi.

Hacia tanto tiempo

que sólo te vislumbraba…

te recordaba…te imaginaba;

pero hoy al encontrarnos

te vi.

Lo más maravilloso

es que yo lloraba

y vos que sos todo…

mediciones, encuadres,

ecuaciones y…esperas,

en tu mirada de siempre

te humedeciste con mi dolor

al borde de tu propio llanto.

Como muchas veces…de las de antes,

me entendiste, me recibiste,

me abrazaste, me acunaste

y la soledad cedió por ese  instante.

Puede que en un futuro cercano

sea el nombre de una planta, de un libro,

de un instrumento musical, de un grabado

o de una nueva nieta;

pero seguramente será

tibio, profundo, revelador

y muy bueno,

llamarse “Consuelo”.

5

 

Derechos reservados de poema y foto. Margarita Cova.

Mi par

100_1789

MI PAR

Cuando escribo no estoy sola

con distintos personajes se presenta,

a veces es un señor mayor y circunspecto

otras un niño morochón y regordete

y hasta un ángel delgado,  alto y medio transparente.

Sé  que es él, mi compañero de poesías,

¡es tan lindo que aparezca!

Cuando el tiempo es solitario, aburrido o sin sentido

al tomar papel y lápiz ya se sienta a mi lado tan dispuesto,

 cualquiera sea el lugar, en casa, en la hora libre de la escuela

en el colectivo y hasta…en  la fiesta obligada.

No sé nada de él, si me inspira o me dicta telepáticamente,

sólo sé que es un incondicional… “te espero y te acompaño”.

A veces pienso que sólo escribo para verlo.

5

Poema del libro “Custodios”.

Obra del artista plástico Gerardo Feldstein (Museo Casa Carnacini).

 

Hombre gris con flor celeste

100_1763

 

HOMBRE GRIS CON FLOR CELESTE

A ese hombre que sólo ven en grises

lo soñaron en colores.

Imaginaron sus márgenes y sus espacios,

sus temperaturas y texturas,

sus olores y sus ritmos,

sus entornos y sabores.

Como en una acuarela

subastada a la muerte del pintor,

lastima la descripción.

Autores… autores…titulen sus obras

para no confundir amores.

Ese hombre… era tan hombre

que sacrificó sus colores

por el calor de una flor.

5

Poema del libro “Custodios”.

El Ramo (hierro y flores de tela pintadas) Gerardo Feldstein. Muestra “Nos Otros ” Museo Casa Carnacini  año 2016.

No es imposible

100_1581

NO ES IMPOSIBLE

No es fácil renunciar

a la música y a la fantasía

que es esperanza.

No es fácil ahogarse en rutinas

de novedades vencidas.

No es fácil resignar el sueño

y asumir el duelo como final del vuelo.

No es fácil desconfiar del abrigo

de quien se  creyó bueno sin conocerlo.

No es fácil cerrar el llanto en la garganta

escuchando las burlas antes que tus olas me arrecien.

No es fácil interrumpir definitivamente el flujo

por temor a que te duela.

No es fácil quedar en la oscuridad del pantano

imaginando las luces lejanas de las velas.

Si me ayudas, siendo por una vez mi compañero,

no me será imposible.

Poema del libro “Custodios”                5