El beso del lobo

lobo

Un lobo

disfrazado de querubín,

hablando con su violín,

ha mordido mi corazón.

Titánica es la lucha,

a veces no sé si es mía

o es suya;

siento ríos de deseos,

siento sangres que se mezclan,

mi piel se eriza y suspiro,

me confundo y me trabo.

Pero no logra

el total,

la diana de cada rezo

fortalece los bastiones

de mi mañana y mi noche.

Rocío con agua bendita,

y por las dudas con vinagre,

a espejos y todo reflejo.

Últimamente me somete

con interferencias sonoras

de las que desconozco

su fuentes;

aunque no sé…

¿por qué razón…?

está muriendo su voz.

Me hiere que sea lobo

me perturba que me aseche

pero mucho más

que  muera

sin consagrarse;

pues ese mordisco  infecto

cual beso gangrenado,

tiene la tristeza toda

del mundo  acumulada

cuyo socorro me pide

y me impide.

5

Pintura “LOBO” (acrílico)  dedicada a Angélica. Margarita.

Anuncios

7 pensamientos en “El beso del lobo

  1. Pingback: El beso del lobo |

  2. Otra vez me cautivó el final “…tiene la tristeza toda del mundo acumulada cuyo socorro me pide y me impide”. Te lo digo en término de niña adolescente: SOS GROSA MARGARITA!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s