“Cien años de Soledad” Gabriel García Marquez- Club de Lectura

 

IMG_00006526.jpg

Cien años de soledad por @eugemiqueo

Confieso, no soy una mujer de clásicos. Prendan la hoguera, me declaro culpable.
“Cien años de Soledad” de Gabriel García Márquez, ícono de la literatura latinoamericana, pasó por mi vida sin pena ni gloria. Que el autor es un genio no me cabe duda, que el libro es una obra maestra del realismo mágico, tampoco.
¿Pero es acaso el virtuosismo indiscutido condición necesaria para que un libro ocupe un lugar especial en tu vida y en tu biblioteca?
Como estudiante de letras y aspirante a escritora, “Cien años de Soledad” me resultó sumamente interesante, dejó en mí vastas y variadas enseñanzas, sobre todo en lo relacionado con la  libertad para componer. Racionalmente, puedo reconocer que es una obra brillante.
Como lectora, sin embargo, no logró hacerse espacio entre mis obras más queridas. Es curiosa la necesidad desesperada de amar ciertas piezas literarias. Se supone que siendo estudiante de Letras, deberían gustarme “determinada clase de lecturas” y no otras, al menos eso dice el estereotipo fijado en mi mente. Pero la mecha no prendió. Simplemente, no sucedió.
Y… como una obra se escribe tantas veces como sea leída, según aprendí en la facultad, hagan caso omiso de estas palabras y no dejen de leer esta obra maravillosa de la literatura latinoamericana.

Euge Miqueo

 


 

Cien años de Soledad por @clarita_spina

Gabriel García Márquez es un alma que suele entrometerse por los recovecos de nuestros días sigilosa y cuidadosamente. Es un escritor que se ha ganado uno de los lugares más preciados en nuestros recuerdos, en nuestros pensamientos y en nuestras bibliotecas. Se encargó de ponernos al tanto de la existencia de tantas personas con tantos nombres; de tantos nombres repetidos hasta el cansancio, porque en las familias grandes suceden ese tipo de cosas y no hace falta más que respetarlas y darlas por aceptadas.

Se propuso convertir un tomo de hojas en una de las historias más hermosas que el mundo ha podido leer. Tomar ese libro e inmiscuirse entre las páginas, es un camino de ida. Permitir que los Buendía se apropien de nosotros tan cariñosa y sutilmente, nos permite no darnos cuenta cuando por fin estamos en Macondo, conviviendo con la eterna Úrsula o con la eterna lluvia que nos calará las ideas por cuatro años, once meses y dos días.

Cien años de soledad no puede explicarse, no puede reproducirse. García Márquez fue tan justo y propicio con el uso y la entonación que le dio a sus palabras, que sería un desafío imposible en los mismos cien años procurar acercarse apenas a su melodía. Porque eso es lo que tiene esta historia: una melodía y una cadencia, que te van llevando a lo largo y ancho de un tiempo que vaya a saber uno de dónde sale, con qué se conecta interiormente. Vale vivirlo y experimentarlo.

Es una de las grandes obras de la literatura del siglo XX, y es como tal digna de mis mejores elogios y sentimientos de cariño.

#clubdelectura

Manda tu reseña: eugemiqueo@gmail.com

clarita

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s