Lo bello y la bestia

fotomarga.jpg

Te veía en contornos de destellos

surgidos en un mundo sordo

que imaginaba sutilezas de sonidos

en la llovizna de la tarde oscura.

Te sentía en electricidad epidérmica

cuando tus respuestas

eran silencios reservados

profundos y ricos

en un mundo de ruidos.

Te esperaba hasta deforme

pero nunca cruel,

te aceptaba pequeño

pero jamás vengativo,

te hubiera  acariciado arrugado

como las cortezas de mis árboles

pero jamás sobornado.

¡ Bestia…! Bestia…!

¿cómo  desconfiaste de la belleza

de este cariño?

La brutalidad es parásita,

se alimenta de carroña

y se unta con roñas diversas

y gangrena todo lo que toca.

¡Bestia…! ¡bestia..!

¿cómo no percibiste

la dulzura y la gracia

de la caricia entregada?.

No puedo aún

pensarte sin lágrimas,

aunque me duela

no puedo dejar de pensarte,

pero sólo… como bestia.

5

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s