“Hay ciertas cosas que una no puede hacer descalza” Margarita García Robayo

20151126_123515
Puedo suponer que a todos los amantes de los libros y la lectura nos encanta revolver en las tiendas de saldos, debe ser lo más parecido a una búsqueda del tesoro. En éste caso, es doble el placer ya que me encontraba de vacaciones en Mar del Plata cuando encontré, a la vuelta de mi hotel, una gran tienda de saldos. En estos lugares la ecuación no siempre es positiva y, tal vez, en eso recaiga parte de su encanto. De todas maneras, estas vacaciones fueron muy productivas en lo que a literatura se refiere, ya que entre saldos y otros tesoros volví con cinco libros nuevos para leer. Ediciones de bolsillo de las novelas de Gioconda Belli, “El pergamino de la seducción”, “El infinito en la palma de mi mano”, y “El país bajo mi piel” y dos libros de cuentos:  “Hay ciertas cosas que una no puede hacer descalza” de Margarita García Robayo y “Historias de guardarropas” de distintas autoras hispanoamericanas.
Algunos más que otros, es cierto, pero todos los cuentos me resultaron entretenidos. Me resultó muy placentero descubrir autoras nuevas (nuevas para mi) y volar por la web tratando de saber que más se podía conseguir de ellas.
Del libro de Margarita García Robayo lo que más me gustó fue como cada una de las mujeres que habitan estos cuentos se conectan entre sí, generando un universo femenino natural y orgánico.
Dentro de las nueve historias de mujeres, tal vez, la que más me impactó y me generó empatía fue la historia de Mary:  “Mary se acostó pegada a su hijo, lo abrazó por la espalda, se secó las lagrimas con la capa de estrellitas desteñidas y la manchó con restos de rímel. Carlos se acostó detrás de ella, también la abrazó. Mary no dijo nada, cerró los ojos y por un instante brevísimo sintió que en esa cama tan chica estaba toda su felicidad. Pero luego, en medio de la respiración de Miguel,  de su llanto y de su silencio,volvió a escuchar el sonido familiar, doloroso de la puerta de salida.” 
Esperando el turno para bañarme o haciendo tiempo para ir a cenar solía ser el momento perfecto para leer y  disfrutar mis nuevas adquisiciones.  “Hay ciertas cosas que una no puede hacer descalza” otorgó el plus necesario para alcanzar el saldo positivo en esta ecuación incierta que suelen ser las tiendas de venta de saldos.
 
Euge Miqueo
Anuncios

2 pensamientos en ““Hay ciertas cosas que una no puede hacer descalza” Margarita García Robayo

  1. Han logrado confundirme !!!!! Euge realiza la critica de Margarita…. y ahí empieza mi confusión…..Es la misma Margarita con la que chateo en Facebook ??? o estoy equivocada…. Fue tan cortito el comentario que mucho no lo entendí…. por eso no imprimo una idea de lo que viví…. Disculpame….
    Su

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s