Perfume importado

Hablamos otro idioma
Viste unos jeans oscuros, una blusa sin mangas y tacos altos con plataforma. Lleva una cartera, de primera marca, colgada en el antebrazo y a pesar de que el día se terminó hace ya rato, todavía su perfume importado impregna el ascensor.
Oprime el doce mientras hace tintinear sus pulseras de plata. Me saluda cortésmente con un tono afectado y una media sonrisa. En su mirada adivino cierto desprecio en el que se cuela la curiosidad. Doy un paso hacia atrás y cada una se ubica en una punta distinta del diminuto ascensor. En algún momento fuimos cercanas o al menos lo parecimos.
Revuelve en su cartera y agarra el celular. Fingir no es lo suyo y con un suspiro devuelve el teléfono al bolsillo de la cartera de dónde lo sacó. Sus ojos dicen cosas que ella no se anima a preguntar.
Me vuelve a sonreír mientras mira de reojo el colorado dos que pasa a ser un tres. Con un aire de superioridad busca algo que decir.
Sonríe forzada nuevamente.”¿Como está el nene” pregunta finalmente.
Euge Miqueo
Anuncios

3 pensamientos en “Perfume importado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s