El premio

Suculentas

Llovía a cántaros y la Red de voley se empapaba hecha un bollo en la cancha. Nadie parecía verla, pasaban hombres y mujeres adultos por al lado sin siquiera levantar la mirada. El ruido de la lluvia era ensordecedor y los pasillos del club lentamente se cubrían de agua. Baje a la cancha recibiendo fuertemente los gotones de agua en mi espalda, corrí con cuidado de no resbalar y recogí la Red, ensusiandome todo mi equipo de gimnasia. Con distracción infantil llevaba la red a la secretaria deportiva cuando la voz de Alexis, el secretario deportivo, me sobresalto.
– ¿Porque agarraste la red? preguntó Alexis
-Porque se estaba mojando,contesté ruborizada
– ¿Quien te pidió que lo hicieras? siguió con las preguntas
– Nadie, susurré, casi con lágrimas en los ojos, previendo un reto incomprensible.
-Muy linda acción, te felicito, agregó mientras me entregaba un banderín blanco y celeste con el escudo del club.
Me retiré caminando tímida, sin entender porque me había hecho con el premio, supongo que por ese mismo motivo me lo habré ganado.
Euge Miqueo
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s