La fuga


Maquina de escribir

Todavía no sé bien cómo sucedió, pero un día desapareció. Se fue silenciosa, sin que nadie, ni yo misma lo notara.

Al principio dudé, la busqué en cada recoveco, pero no apareció. Ni siquiera podía recordar cuándo había sido la última vez que la ví. Algo habré hecho, definitivamente, para que esto sucediera, me dije, quisiera saber qué.

¿La habré ignorado, la habré pisado, la habré matado?

No se cómo sucedió, lo cierto es que la culpa desapareció.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s