La niña que no fui

IMG_00002857_edit_editEsta tarde sucedió y mi cuerpo se lleno de gratitud. Ya no necesito una heredera. La niña que nunca fui emergió con fuerza mientras apuntaba con alfileres de corazón unos banderines floreados. Mire a mi al rededor y la casita de muñecas me sonreía, las cortinas lilas de mi taller flameaban y el brillo de los frascos llenos de botones parecían gemas preciosas. Mis medias de pececitos y gatos soltaron un grito ahogado liberando a la niña que nacía. Ya no te necesito, le susurre al deseo de una hija mujer que me atormentaba. Mire mi vida y me sentí completa. Un halo de luz salio de mi pecho, girando fulgurante, unificando a la niña que me hubiera gustado ser y la mujer que soy, agradeciendo la posibilidad de renacer sin haber muerto.
No te necesito, le dije a mi deseo de madre inconcluso. No busco excusas para hacer casas de muñecas ni vestidos para la Barbie, la niña que no fui vive con fuerza y estoy completa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s