Costurero

IMG_20150108_111537Recuerdo el sonido del teléfono y la voz de mi tía anunciándome una llamada. ¿Quien seria? Nadie me llama a la casa mi tía, pensé! Era Carolina, mi mejor amiga del colegio, asombrada porque hacía quince días me había ido a dormir a la casa de Belén y no todavía no había vuelto. Pero, ¿que haces ahí?, ¿Porque te divierte tanto?, preguntó.
Claro, en un época dónde las chicas iban a bailar, yo me ausentaba del mundo y me refugiaba en otro repleto de charlas, pintura, paseos por el jardín y torta aburrida.
Belén era una artesana nata, toda la belleza del mundo fluía entres sus dedos con el talento que tienen solo algunos elegidos. Canchera, divertida y cómplice, su casa era un oasis para el alma de una adolescente solitaria.
Bebe, vivía con ella, haciendo una dupla familiar imbatible. Abuela que te mima con todo el amor que son capaces de dar las abuelas, y tía canchera que te enseña a pintar en madera eran el plan perfecto para cualquier fin de semana largo. La casa de Belén fue mi lugar en el mundo no solo en la adolescencia, seguí pasando jornadas en su casa aún después de haber terminado la secundaria.
Una hora y media de colectivo me dejaba en el paraíso. Todavía guardo la imagen bien nítida, esas que no se borran aunque pasen muchos años. Bajaba del colectivo algo mareada (como siempre) y no bien doblaba la esquina la veía a Bebe esperándome en la puerta, con un vaso de seven up en la mano. La gaseosa me sacaba la descompostura y ella me llenaba de mimos y complacencias. A penas se abría la puerta, esa de madera pesada que separaba el mundo real del paraíso, podía sentirse el olorsito a budín recién hecho, o para nosotros, torta aburrida.
Había llevado una caja de madera porque quería pintar un costurero para mi mamá. Elegimos el dibujo, teniendo cuidado que no fuera muy difícil para mi primera experiencia con la pintura. Una mesa en el jardín, el sol de la tarde y una Santa Rita fueron el marco perfecto para un momento glorioso.
Belén guiándome con los pasos a seguir, calmando mi ansiedad de principiante que no dejaba la pintura secarse y una frase que todavía hoy puedo escuchar mientras trabajo: no cargues  mucho el pincel. Esa tarde de primavera, hice mi primer costurero, un objeto cargado de emociones. ¡si alguien me decía en ese momento que me iba a dedicar a hacer y vender costureros me hubiera parecido un cuento chino!
Pero los años pasaron, y después de mil arreglos y emparches llego la hora de reemplazarlo. No era tarea fácil, con ese mismo costurero que tantas veces le ordené, pintado con amor y olorcito a torta aburrida, mi mamá nos hizo camisones, arreglos y dobladillos. Solo otro costurero confeccionado con el mismo amor podía ser digno de semejante tarea;  su cumple años fue la excusa perfecta. Utilicé una caja grande que equipé con varias cajitas y cajoncitos más chicos para guardar hilos y botones; y se lo volví a ordenar, una vez más.
Una tarde de verano, en el jardín de su casa, tomando un rico té y con mi hijo corriendo por ahí, me senté a disfrutar de ese momento tan especial. Con una mezcla de nostalgia y la sensación de estar viviendo en dos espacios temporales a la vez, le desenrede los hilos, junte los alfileres desparramados y ordené los botones, como tantas veces antes. ¡Había olvidado cuanto placer me causaba ordenarle el costurero!
La caja rota pero llena de recuerdos imborrables se vino conmigo al taller para recordarme siempre dónde comenzó todo; pero sobre todo para llenarla de recuerdos y olores nuevos,  para ser la protagonista de las innumerables historias de mi infancia que mi hijo adora escuchar.
Y claro, no podía terminar esta historia sin la receta que copo nuestra infancia y adolescencia.
Torta aburrida:
100 gr. de manteca
2 Huevos
1 Taza de azúcar
1 chorrito de esencia de vainilla 
2 tazas de harina.
Azúcar por arriba y mucho amor!
Euge, o Madu como me decía mi abuela.
Anuncios

Un pensamiento en “Costurero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s